Infancia y sociedad. Los padres y madres que no daban voces. A propósito de la inteligencia emocional

 Las emociones forman parte importante de nuestra vida y también de la de nuestros niños y niñas desde que nacen, aunque los padres y los maestros tendemos a pensar que la infancia es la época de la vida feliz de las personas. Esta manera de considerar la infancia como una etapa donde se vive la completa felicidad, donde no existen los problemas, nos lleva, por una parte, a despojar a nuestros niños y niñas de su vida emocional, a no tener en cuenta sus emociones o, lo que es peor, a ningunearlas, y por otra parte a hacernos responsables de ellas, y por lo tanto vivimos sus emociones como si fueran nuestras. Ambas maneras de actuar impiden que podamos enseñar a nuestros niños a hacer frente a las demandas que su vida emocional les va a acarrear.

Vols llegir aquest article? No esperis més i fes-te subscriptor de les nostres revistes!

Relacionats

Associa't!
Vols ser soci/a o subscriptor/a de Rosa Sensat i tenir descompte en formacions i accés a tots els nostres continguts i recursos?
Fes-te'n ara!

Associa't!

Vols ser soci/a o subscriptor/a de Rosa Sensat i tenir descompte en formacions i accés a tots els nostres continguts i recursos?
Fes-te'n ara!