Infancia y sociedad. Escolas rurais

 Cuando hablamos de escuela rural, se dibuja en nuestra mente una escuela ubicada en un enclave natural, único, en el que se desarrolla una educación activa a través de la que se le devuelve al niño aquello que es suyo: el contacto con la naturaleza. Esto permite recuperar el asombro de observar la caída de las hojas en otoño, el recorrido de una hormiga, de escuchar el sonido de la lluvia, algo que podríamos identificar con aprender en una realidad 3D, más allá del libro y de las fichas. Este entorno, en cierta manera, nos evoca al Don Aurelio de La lengua de las mariposas y es un elogio a la libertad, al asombro, al respeto y al compromiso, características inherentes a toda persona que se dedica al magisterio de corazón.

Vols llegir aquest article? No esperis més i fes-te subscriptor de les nostres revistes!

Relacionats

Associa't!
Vols ser soci/a o subscriptor/a de Rosa Sensat i tenir descompte en formacions i accés a tots els nostres continguts i recursos?
Fes-te'n ara!

Associa't!

Vols ser soci/a o subscriptor/a de Rosa Sensat i tenir descompte en formacions i accés a tots els nostres continguts i recursos?
Fes-te'n ara!